Tras sismo, hay para escuelas, vías y hospitales; casas, un reto

0 5

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, aseguró que el gobierno federal tiene la capacidad, con recursos propios y la solidaridad de los mexicanos, para atender la emergencia por los daños en escuelas, carreteras y hospitales de Oaxaca y Chiapas, ocasionados por el sismo del pasado jueves, pero reconoció que el asunto que implicará un mayor reto será el de la vivienda en estas dos entidades.

“La parte que nos va a implicar un mayor reto, y donde seguramente estaremos pendientes de ver cómo podemos también recibir algunos apoyos, es en la parte de vivienda. Los daños están dispersos en todos los municipios de Chiapas, muy concentrados en la parte de Oaxaca, pero con mucha afectación”, explicó Meade en entrevista con Joaquín López Dóriga.

“Como cada una de las viviendas es distinta y cada una plantea un reto diferente, ahí seguramente tendremos que buscar cómo diseñar una mejor política pública para esta coyuntura específica, que es diferente de otras que hemos enfrentado”, agregó durante su visita a las zonas afectadas de Chiapas.

Ayer, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció en el Diario Oficial de la Federación beneficios fiscales a los contribuyentes afectados en Oaxaca y Chiapas, como el pago a plazos de algunos impuestos y la eliminación de otros.

El anuncio implica nueve medidas, como reducciones y facilidades de pago en el Impuesto Sobre la Renta (ISR), el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), así como obligaciones en materia de regularización fiscal y de cuotas de Seguridad Social.

Sobre esto, Meade detalló que únicamente aplicarán para los municipios afectados y se mantendrán el tiempo que sea necesario.

Aclaró que éstos no implican un desembolso para el gobierno federal, sino facilidades para los contribuyentes.

Recursos, por etapas

Meade explicó que las acciones para rehabilitar las zonas afectadas se dividirán en tres etapas: la atención de emergencia con kits de limpieza, empleo temporal, despensas y requerimientos básicos; el levantamiento de daños concentrados en un censo, y ya con el éste, la estimación del presupuesto para el restablecimiento y la reconstrucción.

Detalló que para esas tres etapas el uso de los recursos públicos a destinarse será, primero, el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), del que hay “buena disponibilidad”, después, los seguros ya contratados para lo que se rebase del Fonden y luego, el bono catastrófico.

Después de su participación en el Foro Expansión 2017, el funcionario explicó que existe la posibilidad de ampliar el monto del Fonden al entablar diálogo con el Congreso y el monto que se reciba del bono catastrófico, que es una cobertura que se contrató con el Banco Mundial.

Respecto a este último, indicó que la revisión para su activación tomará 30 días, pues así lo establece el contrato, y que se pondrá en marcha una vez que la magnitud y la geografía se ubiquen dentro de lo que estaba cubierto.

“Es hasta entonces que tendremos una idea precisa exactamente de cuál es el monto y si efectivamente se dieron las condiciones para que el bono se activara”, puntualizó.

Todos involucrados

En la entrevista radiofónica, Meade informó que en una reunión efectuada la medianoche del domingo, el presidente Enrique Peña Nieto hizo un llamado a todos los integrantes de su gabinete para atender el impacto del terremoto, pues implica un esfuerzo coordinado de todas las dependencias de gobierno.

“Hay presencia ya de todas las dependencias en los dos estados, una responsabilidad territorial para que estemos ciertos de que se levante pronto el censo y que las respuestas estructurales lleguen y de buena forma”, dijo.

Aseguró que en estos momentos se está recibiendo apoyo del Ejército y de la Marina en el despliegue para la primera atención de la emergencia, etapa en la que “vamos bien y además iremos viendo mejor, conforme empiece a eslabonarse de mejor forma la logística”.

Pero al mismo tiempo, dijo, ya se comenzó el levantamiento de daños, pues “el Presidente nos pidió que lo termináramos en un plazo breve e involucró a todo el gobierno federal”.

Frente a elecciones, paquete 2018 da señales de certeza

De cara a la incertidumbre que genera el proceso electoral del próximo año, el paquete económico 2018 da señales de certeza, pues aunque tiene muchas rigideces está anclado en lo que se dijo que se iba a hacer y el gasto pone el “acento” en programas importantes, como seguridad, indicó el secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

En el Foro Expansión, Meade señaló: “Seguiremos anclando las reformas y buscaremos que en ello, en el buen manejo macro, en una política monetaria autónoma y en un mejor entorno de negocios al amparo de las reformas, sigamos encontrando a un México atractivo que mande señales, no solo de corto plazo, sino de largo, que alienten a quien piensa que México es un buen entorno para invertir y un buen país al que apostarle, más allá del espacio y de la incertidumbre electoral”.

Al preguntarle en qué rubros se enfocará el esfuerzo del gasto público en 2018, el funcionario respondió que de los 5.2 billones de pesos asignados, solo un billón será para el gobierno, y con ese monto se fortalecerá la seguridad, operaciones del Ejército y la Marina; habrá un acento en programas sociales y en el andamiaje de las instituciones que están involucradas con el proceso electoral.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...