Quien llegue a la presidencia de la República en 2018, deberá cuidar los fundamentos de la economía: Guardado Pérez

0 12

Por Renata Ávila

Tras explicar que llegue quien llegue a la presidencia de la República la estabilidad económica de nuestro país no está garantizada por más alternancia que pudiera representar determinado candidato, José Luis Guardado Pérez, especialista en economía política por la UAZ, afirmó que el principal reto que tendrán está en cuidar los fundamentos de la economía para que esta no colapse.

“Tendrán que tener el cuidado suficiente y manejar las cosas con la prudencia debida para que la economía no se desbarranque”, subrayó.

Explicó que si la coyuntura política, es decir la forma en que se resuelven temas como los electorales, coadyuvan a un clima favorable o no para el desarrollo económico, en este caso se estimula o no se estimula la decisión  de invertir de quienes tienen proyectos en puerta, esa es la clave.

Puede haber, dijo, dos alternativas,  que mientras no se vea claro la elección  en el Estado de México y luego de ella la elección federal para  presidente de la República, se resuelve en un marco legal, en apego a las vías institucionales de forma transparente y dejando de lado la corrupción, esto generaría un clima favorable para la economía.

Sin embargo, si pasa lo contrario y prevalece la corrupción, la falta de transparencia en los procesos electorales y si el resultado es motivo de conflicto  o hay conflicto poselectoral, el clima de negocios seguirá enrarecido. “Aunque no hay una conexión directa e inmediata, es fundamental la estabilidad política para que el clima económico sea el deseado”.

Por lo tanto, resaltó, la clave será la alternancia en el Estado de México en términos de transparencia política y de apego a la vida institucional. “Hay una situación de corrupción flagrante en todo el sistema político mexicano priista que si no se ven cambios la incertidumbre va a seguir, en esos términos es deseable una transición, una alternancia pero bajo condiciones de transparencia y de respeto a las leyes institucionales que le den cauce a una elección  presidencial y una sucesión en el gobierno federal”.

Pese a ello, puntualizó que no está clara la participación del árbitro electoral como un auténtico árbitro imparcial que le de piso  parejo a todos los contendientes, ni en el Estado de México ni a nivel federal. “Tengo dudas de que el clima político resulte favorable para el clima económico en un futuro mediato”.

Por tanto, agregó que lo peor que le pudiera pasar a la economía es que la inversión se mantenga inhibida y naturalmente la creación de empleos también, una situación en la cual la economía no vaya más allá de un 2 por ciento en el crecimiento económico como se ha mantenido en los últimos años. “Eso no es lo que necesita el país, el país necesita tasas de crecimiento mucho más elevadas, arriba del 5 al 6 por ciento”.

Añadió que inclusive la posible llegada de Andrés Manuel López Obrador es también un factor que contribuye a la incertidumbre porque si bien la alternancia en el Estado de México conduce a un  triunfo del partido de López Obrador y genera fundamentos para que la alternancia en el gobierno Federal sea para Andrés Manuel López Obrador no le da plena certeza eso a la economía porque hay una gran interrogante de cómo va a enfrentar la coyuntura económico.

Por mucho se pueda hablar, insistió, de una alternancia con López Obrador la misma no se garantiza en términos económicos sino se cuidan los fundamentos de la economía.  

“No creo yo que él o su equipo de trabajo sean tan tontos como para que propicien un derrumbe de la economía equiparable a la de Venezuela, tendrán que tener el cuidado suficiente y manejar las cosas con la prudencia debida para que la economía no se desbarranque (…) lo más importante está en cuidar los fundamentos de la economía, que los fundamentos se mantengan sanos, que de alguna manera reconozcamos que aún y con las críticas que pudiéramos hacer, los gobiernos en los últimos años se han esforzado por mantener los fundamentos de la economía con estabilidad para que esta no derrumbe”, refirió el docente de la Escuela de Economía de la UAZ.

Tenemos que analizar las cosas con cierta frialdad, insistió Guardado Pérez,  definitivamente no podemos hablar que la economía monetaria ha sido equivocada, la inflación ha repuntado porque no todos los elementos que inciden en la inflación están bajo control de la autoridad monetaria, hay cosas que pudieron hacerse y no se han hecho por ejemplo para fomentar el crecimiento del empleo.

Porque, explicó, el mantenerse estrictamente en la ortodoxia económica ha inhibido que el  gasto público se dirija a un sector de la economía, mientras se gasta de manera suntuosa en altos salarios de la alta burocracia, obra pública mal planificada sin reconocer el impacto económico que puede tener una política fiscal bien orientada para fomentar el crecimiento económico. “Un gobierno de alternancia si puede ver las fallas y corregirlas sin romper con los fundamentos de la economía orientar el gasto público no a los altos salarios de la burocracia”.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...