Presos de Puente Grande inician huelga de hambre contra violaciones a DH; “nos mantienen encerrados 23 horas al día”

0 18

Por medio de un pronunciamiento, mil 68 personas privadas de su libertad del Cefereso No. 2 “Occidente”, de Máxima Seguridad de Puente Grande, Jalisco, dieron a conocer que “las cárceles en nuestro país, representan el más claro ejemplo de la violación a los derechos humanos. y es que la situación imperante en tales lugares, permite que con total impunidad, se atente contra seres inmersos en la indefensión e inermes ante un sistema que nos mantiene como material de desecho”.

Asegurando que aun cuando se ha impulsado cambios tendientes a mejorar las condiciones de las cárceles del país, “no sin cierta tibieza y reticencias”, “en el caso particular del Centro Federal de Readaptación Social No. 2 Occidente, de Puente Grande, Jalisco, a partir del 10 de febrero, de manera inesperada, retrógrada y por demás, atentando contra el sentido común; un nuevo equipo de trabajo en el área de Seguridad del penal, se empezó a hacer cargo de la misma e inició de manera acelerada, la implementación de una serie de nuevas medidas, que contravienen descaradamente los principios elementales progresistas, que esbozan las reformas impulsadas en el país; con el fin de combatir la generalizada violación a las garantías individuales y a los derechos humanos”.

Denuncian que “las nuevas y agresivas supuestas políticas de seguridad que se vienen impulsando en este centro de reclusión de máxima seguridad, ya empiezan a causar los efectos pertinentes en todas las personas privadas de su libertad, que nos encontramos internos en este lugar.

Tan es así, que existe un aumento en el estrés y la ansiedad, que ya de sí subsisten en una cárcel, donde nos mantiene encerrados en jaulas de concreto casi 23 horas al día.

Aunado a las evidentes violaciones que se están generando y que hoy, a raíz de ello fue como decidimos, a pesar de los riesgos a que estamos expuestos, a pesar que pueda peligrar nuestra integridad física, a pesar de que existe el riesgo de ser sancionados con aislamiento, con la no autorización de estímulos, a pesar de que existe el riesgo y la posibilidad que las autoridades efectúen traslados ilegales, decidimos iniciar una huelga de hambre, como primer medida, como una manera de alzar nuestra voz digna y firme para hacer valer nuestros derechos injustamente violados”, dieron a conocer a Revolución TRESPUNTOCERO.

Afirmando que dicha medida “pacífica de protesta, es la expresión que lanzamos para que nos escuchen en el exterior y las autoridades pertinentes y responsables, medios de comunicación y nuestras familias solucionen nuestras justas demandas”.

Las cuales son: la reanudación del servicio de cartas y tarjetas por visita; el cual consistía, en que sus familias, el día que corresponde la respectiva visita, podían dejar cartas y viceversa; pero “de manera brusca y por demás ilegal lo suspendieron, lo que atenta contra nuestro derecho a la comunicación”.

Además, exigen el cese a la marcación de los productos de venta por tiendas, en vista que produce un exagerado retraso en la actividad ( derivado en ocasiones hasta en más de dos días), cuando en sí, solo debe destinarse para ello, un sólo día. Causando aún más estrés y síntomas de ansiedad en la población penitenciaria.

“Pedimos, el cese de la implementación de sanciones por cuestiones inverosímiles e implican el ejercicio de derechos y no afectan bienes jurídicamente tutelados, ni contemplados en reglamentos ni manuales.

Las cuales, el único objetivo que tienen es amedrentarnos y aterrorizarnos, con tal de inhibir cualquier esfuerzo en la defensa de nuestros derechos. Sanciones que van, desde retirar libros y revistas, retirar el aparato televisor, restricción del tránsito a los límites de nuestra instancia, y, en el colmo de esto, a solamente autorizar una hora de visita familiar y una hora de visita íntima”.

Piden el cese inmediato, de los tratos crueles, inhumanos y degradantes; “que se realizan en contra de nuestra persona, durante los traslados, ya sea al área de C.O.C., a juzgados, a locutorios y a salas de visita. Así como el cese inmediato del trato inhumano, hostil e indiferente, que aplican los oficiales a diario con la población penitenciaria, por órdenes del director de seguridad y del subdirector de la misma”.

También solicitan que no existan restricciones al tipo de libros y revistas que reciben. “Ya que resulta risible, que fuera de prisión se lancen campañas para incentivar la lectura y en el colmo de las cosas, aquí se nos censure la lectura, bajo una visión completamente medieval e inquisitorial”.

Otra de las demandas es que se proporcione “un servicio médico de mediana calidad, porque el actual es pésimo”, denuncian. “Siendo que del mismo, rara vez se nos proporciona el medicamento indicado, además de no haber en existencia el necesario, de calidad y que realmente ataque el fondo del problema de salud”.

Sobre los alimentos, señalaron que “el servicio se ha vuelto deficiente, de mala calidad, tortuoso y tardío para proporcionarlo”. Así también piden el cese a la limitación hacia los abogados y personas de confianza, “para hacer depósitos a las cuentas bancarias que cada uno de nosotros tenemos aquí en el penal, que utilizamos para adquirir productos comestibles y de primera necesidad”.

Hoy aseguran que Puente Grande tiene “medidas medievales, inquisidoras y retrógradas; que violan flagrantemente el estado de derecho. Medidas que implementaron y que actualmente aplican, el director y el subdirector de seguridad, así como la titular del Área Técnica de este CEFERESO No. 2”

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...