PF ordenó a IMSS no atender maestros ni población herida de Nochixtlán; médicos y enfermeras desobedecieron

Pasadas las cinco de la tarde, se develó el monumento con las ocho esculturas de los caídos, la cual hará recordar o saber al conductor que pase por aquella carretera que es la zona de la masacre más abierta del sexenio de Peña Nieto.

0 32

Por: Emma Martínez / Enviada especial

(19 de junio, 2017. Revolución TRESPUNTOCERO).- Lucía Gutiérrez Nicolás, el 19 de junio de 2016, pudo percatarse que aproximadamente a las 7 de la mañana llegaron cientos de elementos policíacos, quienes comenzaron a lanzar gases lacrimógenos para replegar a quienes se encontraban en aquella zona.

Los efectos de los gases lacrimógenos hicieron que la comunidad se replegara hacia Nochixtlán, donde la policía también se adentró, lo que muestra una clara persecución y represión a la lucha y protesta.

A las 7:30 de la mañana, Lucía escuchó detonaciones por arma de fuego realizadas por la policía, también escuchó a gente gritar: ¡Nos están tirando balazos! En ese momento vio a los primeros heridos a quienes les estaba escurriendo sangre como consecuencia de los disparos.

Fue a la esquina del hotel Juquila, cuando Lucía fue víctima de un balazo dejándola gravemente herida y afectada en su vida personal y familiar.Fragmento de uno de los 58 testimonios que forman parte de una denuncia por los hechos violentos en Nochixtlán, Oaxaca, el 19 de junio de 2016.

El estado mexicano desde hace varios años decidió colocarse del lado de la muerte. La PGR ha pretendido minimizar los hechos del 19 de junio de 2016 y señalar que fueron uno o dos policías quienes podrían vincularse a estos hechos violentos, declara el abogado Juan Araujo.

Este domingo, un grupo de abogados especialistas, presentó en Nochixtlán, Oaxaca, una demanda que se llevará a la Ciudad de México, ante la Procuraduría General de la República (PGR), la cual contiene 58 testimonios de las víctimas y sus familiares que describen la tragedia el día de la masacre en aquella comunidad. Es decir la teoría del caso.


Foto: Emma Martínez / Revolución 3.0

Lo anterior, durante el tercer día de actividades que forman parte de la jornada política – cultural a un año de la masacre en Nochixtlán, donde se presentó el foro Crímenes de Lesa Humanidad, que contó con la participación de: Miguel Álvarez Gandara por Serapaz, el Doctor John Ackerman, el abogado Juan Araujo y el defensor de derechos humanos Arturo Peimbert.

Durante el acto, el ombudsman de Oaxaca, dio a conocer que, el 20 de junio, un día después de los hechos violentos, cuando la Defensoría de Derechos Humanos de Oaxaca emitió medidas cautelares para los heridos y pidió se les brindara atención médica y se informara de su situación clínica, el IMSS respondió que la Policía Federal había ordenado que no se les atendiera y ni siquiera se recibiera a maestros o población civil afectada durante la ola de violencia.

Sin embargo, se ha constatado que ni médicos ni enfermeras estuvieron de acuerdo con lo pedido y atendieron a los enfermos. A su vez denunció que la PGR pusiera como condición investigar los hechos solamente si se “garantizaba su seguridad”.

Cuestionando nuevamente, las acciones del gobierno en un caso que permanece varado, pese a las evidencias, a los testimonios, a los testigos y a ocho ejecuciones extrajudiciales. En tanto, el Doctor Ackerman comentó: el caso Nochixtlán fue un ataque generalizado contra población civil por lo tanto es un crimen de lesa humanidad.

Fue un caso intencional, planeado desde las más altas esferas del Estado mexicano en contra de un pueblo de indígenas, de luchadores sociales, en una consigna de Estado. Y de no haber justicia se tendrá que ir a escenarios internacionales, señaló Ackerman. Quien reiteró su apoyo con los familiares y las víctimas de Nochixtlán.

Por la tarde, en la carretera que lleva a la comunidad donde aquel domingo 19 de junio, la policía abrió fuego contra víctimas civiles y maestros, la población se unió a la conmemoración del primer año de la tragedia.

Pasadas las cinco de la tarde, se develó el monumento con las ocho esculturas de los caídos, la cual hará recordar o saber al conductor que pase por aquella carretera que es la zona de la masacre más abierta del sexenio de Peña Nieto.

Durante el acto distintas bandas musicales amenizaron el evento y se contó con la presentación de una Guelaguetza. Cabe señalar que la realización de dicho acto fue un logro más para la comunidad. Ya que además de sufrir amenazas, las primeras esculturas fueron destruidas por un grupo de sujetos desconocidos y también intentaron amedrentar a quienes cuidaban el monumento por medio de disparos.


Foto: Emma Martínez / Revolución 3.0

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...