La fórmula millonaria: “al pueblo pan y circo”

0 34

Por: Claudia Belmontes

Este fin de semana volvió a correr la sangre en el estado, en el que, a decir de la sociedad y no sólo a pensar de esta reportera, la inseguridad ya se le ha escapado de las manos al gobierno de Alejandro Tello Cristerna y se vislumbra que la seguridad que fue identidad de Zacatecas ya no volverá.
Por un lado, dos estudiantes de la unidad académica de Veterinaria de la Universidad y que transitaban en su vehículo fueron asesinados a sangre fría en una de las calles del municipio de Calera,
y por otro, a uno de los hijos del ahora presidente de la Unión Ganadera Regional de Zacatecas, Cuauhtémoc Rayas Escobedo, le arrebataron la vida a bordo de su camioneta en una de las avenidas principales de la capital zacatecana. En los dos casos se presume que fue en aras de robarles sus vehículos.

Aquí lo importante ya no son las muertes o por lo menos, así nos lo hacen sentir nuestras autoridades, ya que para ellas sólo son números que se incrementan a diario, algo que me salta a la vista es la indiferencia con la que la sociedad ha tomado las cosas.

El gobierno nos tiene tan tomada la medida que siempre que comienza a sentir que la lumbre les está llegando a los aparejos, siempre acomoda las circunstancias para sacar su beneficio, o bien, nos da pequeños paliativos para entretenernos como en este caso lo es la FENAZA.

Ejemplo es que mientras el sábado encontraban 2 cuerpos en descomposición en un pozo, mataban al hijo del presidente de la Unión Ganadera y sabe cuántas cosas más que la parte oficial no registra, pero la cifra negra sí, el mandatario estatal Alejandro Tello, se divertía en el concierto de Julión Álvarez en un palenque abarrotado por gente que por lo menos una vez se ha quejado.

Y no es que este mal la diversión, todos ocupamos de eso momentos, pero supongo que hay que poner en claro nuestras prioridades y recordemos que el 8 de septiembre, el afirmó y salió de principal en la mayoría de los medios que la seguridad seria lo primordial para su gobierno.

Ahora, esta bronca no sólo es problema del mandatario, sino también de la sociedad que día a día nos enfrentamos con el azahar de no ser uno mismo el que ya no llegue a casa, pero tal parece ser que solo nos preocupa por encima y cuando no nos gusta.

En ese mismo tenor, ya hemos marchado por la PAZ en un sinfín de ocasiones, en manifestaciones convocadas por diferentes sectores, sin embargo ya vimos que eso no funciona, pues al contrario de disminuir las cifras violentas, los números se van incrementando y ahora después de todo este rollo que quedan las preguntas a las que tal vez nunca les encuentre una solución si es que no somos una sociedad pareja.

¿Qué tenemos que vivir para que la sociedad decida poner un límite a su gobierno?
¿Qué tiene que pasar para que la sociedad se ensamble de verdad y pongamos ya un hasta aquí a este mal que embarga al país?

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...