INEfable

0 22

Una de las diferencias sustantivas de las sociedades políticamente desarrolladas de las subdesarrolladas, es la existencia de instituciones políticas capaces de dar contenido a los intereses públicos. En México, el papel, actuación y desempeño del Instituto Nacional Electoral (INE), nos coloca en el segundo supuesto.

El periódico Reforma, en junio de este año, levantó una encuesta que refleja el sentir de la gente respecto a la actuación del INE. Los datos son ilustrativos como consistentes: 60 por ciento de los mexicanos cree que el INE no está preparado para organizar las elecciones del próximo año; 55 por ciento piensa que no es una institución independiente del gobierno federal en turno; y 40 por califica su desempeño como malo o muy malo y 23 por ciento como regular.

Estos números expresan focos rojos para el país a un mes de que arranque el proceso electoral de 2018. La independencia del INE, su capacidad para organizar elecciones y su papel de árbitro en la contienda, están en  tela de juicio.

En estas condiciones, el INE se ha ganado a pulso los calificativos de INEficaz, INEpto y hasta INEfable, para la gran mayoría de las ciudadanas y ciudadanos mexicanos.
Esto es consecuencia de que ha sido una institución coptada y arrollada por los intereses de la partidocracia tradicional y por las influencias externas del PRI gobierno, convirtiendose en expresión de consigna contra quienes proponemos la regeneración de la vida pública y la instauración de la transformación nacional.

Una política de emboscadas contra la oposición y de permanente desconfianza de la gente sólo creará ruina y destrucción del espíritu democrático de la Nación. Esto, hay que tenerlo presente los ciudadanos para organizarnos y revertir la consigna de Estado contra Morena, ciudadanizar al INE y obligarlo a obedecer los intereses del pueblo, no de una minoría rapaz. En esta labor, todos tenemos el deber histórico de participar.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...