FALTÓ A LA PALABRA, UNA VEZ MÁS…

0 112

Hasta cuándo vamos a permitir los zacatecanos que nos sigan jugando el dedo en la boca y que mientras en el discurso nos quieren “vender” un gobierno diferente, en la realidad nos siguen atizando por todos los frentes.

Los bonos de “productividad” de los funcionarios de este gobierno “diferente” suman la escandalosa cantidad de 678 millones de pesos para este 2017, aún y cuando el conta Tello aseveró “en mi gobierno no hay ni habrá bonos”, pero dicen por ahí, papelito habla.

Es digno de reconocerse el tesón que ha mostrado la ex candidata de morena a la alcaldía capitalina Soledad Luévano Cantú y de su equipo de colaboradores, pues toda esta cloaca ha sido destapada por ellos y con información en mano han dejado muy mal parado al conta Tello, pues ha quedado como un mentiroso y falto de palabra.

Lo he señalado muchísimas veces los dobles discursos y la doble moral siempre terminarán por evidenciar que no se es coherente con lo que se dice y se hace.

Lo más lamentable es que Zacatecas sigue en crisis, no hay lana (se supone) para resolver las situaciones de primera necesidad, pero sí la hay para premiar a una bola de burócratas (con sus honrosas excepciones) que nomás se están haciendo tontos y no han dado el ancho en la encomienda.

Lo más claro siempre será lo más decente, y si ya la regaste al haber aprobado, sugerido, propuesto, o cómo usted lo quiera llamar, un listado de bonos de productividad en el paquete económico, pues al toro por los cuernos hay que aceptarlo y brindarle a la sociedad una explicación convincente del por qué, pero siempre con la verdad por delante.

Pero ya sé que le pido peras al olmo y que definitivamente una vez más se equivocaron los que eligieron como gobernador a Alejandro Tello, aunque supongo que muchos de los que tomaron esa decisión brincan de contentos porque reciben parte de las mieles del poder (como los bonos por ejemplo).

Pero el grueso de la población a aquella que compraron con despensas, regalitos y promesas, está sufriendo las consecuencias de la jodidez y de la pobreza, pues aunque una despensa les haya quitado el hambre por una semana, serán cinco años los que seguirán muriendo de hambre y esta parte creo que hasta hoy no se ha entendido.

Muchas son las cosas que pudieran atenderse en el estado con esos 678 millones de pesos, por ejemplo en el tema de seguridad, para arreglar las 47 patrullas que, supongo, siguen descompuestas, para capacitar al personal y crear verdaderas estrategias de atención y contención al crimen que nos aplasta.

O para crear proyectos productivos para madres solteras, o para sectores vulnerables que merecen siquiera una oportunidad para salir adelante, porque también, en materia de empleo, la cosa está para llorar, pues aunque anuncien una y mil veces que se han creado muchísimos empleos, estos son muy mal pagados y si no me creen, habrá que preguntarles a los empleados de empresas como YUSA, que recibieron de utilidades la grandiosa cantidad de 2 mil pesos.

Zacatecanos, este es el gobierno “diferente” que tendremos que soportar por cinco años, de verdad estamos dispuestos a que sigan haciendo lo que les venga en gana, pasándose por el arco del triunfo las verdaderas necesidades de la población, buscando el beneficio propio y el de solo unos cuántos.

No se vale que sigan jugando así con la necesidad de la gente y mientras hay zacatecanos muriendo de hambre, los funcionarios de primer nivel cobrando sus bonos de “productividad” a toda madre, cuando en la función, no han dado el ancho. Al tiempo.

*Comunicóloga

Correo Electrónico miriam_serranoc@yahoo.com.mx

FACEBOOK: Miriam Serrano

TWITTER: @Miriciga

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...