En Chiapas, comunidad invadida por empresas mineras eleva la causa de muerte por cáncer a un 22%

0 2

El 26 de septiembre pasado, dio inicio una lucha por parte de habitantes de 29 barrios y comunidades de los municipios de Acacoyagua y Escuintla, en la Sierra Madre de Chiapas, quienes protagonizan una etapa de resistencia y defensa del territorio ante la expansión de la actividad minera en la entidad, según ha dado a conocer la organización Territorios Otros Mundos AC/Chiapas.

Las comunidades reunidas en el Frente Popular en Defensa del Soconusco (FPDS), un movimiento ciudadano pacífico, nacido el 20 de junio del 2015, tienen por objetivo proteger del despojo dicha región, ubicada en la zona costera de Chiapas y en las faldas de la reserva de la biósfera El Triunfo.

Por lo que desde dicha fecha, determinaron cuidar los caminos del paso de la maquinaria de excavación y transporte del proyecto minero “Casas Viejas”.

Siendo los propietarios de los caminos que usan los mineros como paso de trabajo, establecieron de manera colectiva cuidar la reserva de El Triunfo, los ríos Cacaluta, Cintalapa y Doña María, así como los manglares de la zona costera de la explotación minera de Titanio.

Por lo que por ahora mantienen dos campamentos para impedir el saqueo y la contaminación, argumentado que el proyecto minero “Casas Viejas” (en los ejidos Cacaos, Magnolia y Satélite Morelia) “es parte de cinco proyectos que se han establecido desde hace 15 años.

Y es preciso mencionar que tan solo en el 2009, se explotaron 49 mil toneladas del proyecto Cristina y durante los últimos cinco años, se han concesionado 21 títulos en los municipios de Escuintla y Acacoyagua. Las empresas Male S.A. de C.V., el Puntal S.A. de C.V., Tristán Canales Reyna y Socios, Honour Up Tranding S.A de C.V., Sociedad Cooperativa Unidad Piedritas y Servicios S.C.L. de C.V. se han apoderado de nuestro territorio y ponen en riesgo nuestro futuro”.

La acción de los habitantes, consiste en atar cuerdas a los árboles para impedir el paso de las máquinas de la empresa mexicana El Puntal, que mantiene el predio de explotación de 500 hectáreas “Casas Viejas”, ubicado entre las comunidades Magnolia, Los Cacaos y Satélite Morelia, en Acacoyagua.

Sin embargo, a decir por Rodolfo Fernández, defensor del medio ambiente en la entidad, “difícilmente lograran defender las tierras de la minería si tienen como principal enemigo al gobierno del estado, quien ha que ha repartido todas las concesiones posibles, porque es parte de su política de saqueo y enriquecimiento ilícito.

Tan sólo en Acacoyagua y Escuintla se han otorgado 21 concesiones, pero en total en todo Chiapas, han sido aproximadamente 99. La población se está levantando, pero no tienen de su parte a los medios que tienen el poder de denunciar, los están exterminando en distintos puntos, por medio del terror de Estado, ya sea que se desplacen de manera forzada, o inventen delitos en su contra, pero también este gobierno se atreve que a castigar de forma letal”, asevera a Revolución TRESPUNTOCERO.

Los habitantes de ambas zonas, han denunciado que la minería en la región ha propiciado efectos negativos como la perdida de salud e incluso la vida, derivado de la contaminación que genera este proyecto de extracción de oro, plata, titanio y hierro, activo desde alrededor de quince años.

Desde septiembre pasado se ha intensificado en contra de “Casas Viejas”, aunque es solo uno de los 4 proyectos mineros en actividad en el municipio, que abarca en total 13 concesiones mineras (más de 36  mil hectáreas). A éstas se suman las 8 concesiones ubicadas en el municipio vecino de Escuintla (más de 15 mil hectáreas).

Los campamentos que mantienen los miembros del Frente son uno en la comunidad de Santa Anita, llamado “Campamento Alberto Montaño Espejel”, y otro en la comunidad de Las Cadenas, nombrado “Campamento José Luciano”.

“Estamos defendiendo nuestro territorio para que nuestros hijos puedan seguir viviendo tan felices como nosotros lo hemos sido en estos lugares”, cuenta una habitante del municipio asentada en el plantón “José Luciano”.

En tanto, Fernández asegura que, “al gobierno no le está importando las muertes de los chiapanecos, posiblemente ni enterado esté, pero un alto porcentaje de pobladores de Acacoyagua han muerto por cáncer derivado de la actividad minera en esa región”.

Una de las comunidades afectadas, Jalapa, en Acacoyagua, ha sido víctima de un desastre ambiental, porque la mina “Casas Viejas” se encuentra a solo unos 200 metros del sistema de captación de agua que abastece a la comunidad.

Durante la temporada de lluvia, los desechos mineros taparon el tanque, dejando a los habitantes sin agua. Al constatar la catástrofe, una gran parte de Jalapa decidió oponerse al proyecto.

En tanto, Juan Velázquez, doctor en Acacoyagua, calcula que entre el 2005 y el 2015, la tasa de muertes por cáncer en el municipio subió del 7% al 22%.

“Los cánceres de todos tipos, principalmente el del hígado, se volvieron las primeras causas de muerte en la localidad”, recuerda el médico. “Nosotros estamos luchando para sobrevivir”, dijo, asegurando que la actividad minera libera partículas tóxicas y radioactivas como el torio y el silicio.

A esto se suman las enfermedades de la piel, derivado de los ríos contaminados. Muchos habitantes se quejan de haber sufrido este tipo de padecimientos al estar en contacto con el agua de los ríos, en los que se sabe que las mineras descargan materiales extraídos del subsuelo.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...