En 2016 se gastó $613 mil millones más de lo presupuestado; gasolinazo se podía enfrentar con 200 mmdp: Nuñez González

0 17
 ¿Y dónde quedó la bolita? Cómo el gobierno hace lo que quiere con nuestro dinero ¿Por qué el gobierno nos dice que gasta una cantidad pero en realidad gasta otra? ¿Por qué el gasolinazo es una pésima decisión del gobierno? ¿En qué se gasta realmente el dinero de los mexicanos?
Éstas y otras interrogantes sobre el gasto público son el tema de central de ¿Dónde quedó la bolita? (Aguilar, 2017),  de Leonardo Nuñez González. Quien afirma a Revolución TRESPUNTOCERO que este libro pretende dar respuestas y, más importante aún, ofrecer a los ciudadanos las herramientas necesarias para conocer la situación real del gasto público.
Nuñez González explica que la investigación del libro nace al estar preocupado en cómo se gastaba de verdad el dinero. “Veía que los números eran brutales porque las cantidades de dinero que aparecen ahí relatadas en el libro son francamente para irse de espaldas. Se gasta más de lo que siempre nos dicen que se gasta”, señala.
Como ejemplo, el autor menciona que de 2000 a 2016 la diferencia ha sido de 4.1 billones de pesos. Ese dinero se gasta sin control alguno, sin que haya transparencia, rendición de cuentas y sin que los diputados participen en la negociación porque todo esto sucede con total discrecionalidad del gobierno, explica.
“Me ha tocado ir hablar con diputados que francamente te dicen: ‘no sabía que era así’, como no vigilamos bien el gasto público y como no sabemos qué hace el gobierno con nuestro dinero pues hace lo que quiere. Y entonces la corrupción y los fenómenos que tenemos actualmente son consecuencia que no vigilamos como ciudadanos”, agrega Nuñez González.
En el libro, “digo que si hubiéramos sabido que existe un documento llamado la ‘cuenta pública’ y si navegaremos constantemente la información de la auditoría tal vez hubiéramos podido saber del desfalco de Javier Duarte desde 2013.
Sí creo que si existe la preocupación por parte del pueblo de México, pero existe también un deficit de herramientas y eso es la función que trata de tener este libro. Que el lector pueda convertirse en vigilante del gasto público y es tan sencillo como visitar las páginas de Internet, ahí te aparece la información de manera gráfica”.
A su vez, el autor afirma que es una acción relativamente fácil y también una obligación del ciudadano pedirle cuentas a quien gobierna. “No se trata de decir al político eres un corrupto y estas haciendo las cosas mal, sino demostrar que desfondó el gasto en seguridad, que está moviendo el dinero a comunicación social y está gastando en viáticos. Es muy diferente indignarse a indignarse con un poco más de sustancia”.
Señala como uno de los gastos más indigentes el de comunicación social, “la diferencia entre lo que se presupuesta y lo que se gasta son incrementos de hasta más del 300%. Lo que a mí me indigna es que constantemente escuchamos que hay áreas que sufren de escasez de recursos.
Continuamente escuchamos que no hay presupuesto o hay que recortar pero al mismo tiempo podemos estar financiando carretadas de comerciales. O también se está moviendo al mismo tiempo el dinero a lugares opacos”.
Nuñez González advierte que está sucediendo un juego político que puede mantenerse porque no hay una preocupación o un reclamo ciudadano enfocado en ese sentido. Y tampoco hay una vigilancia por parte de los legisladores, algunos porque no saben y otros porque son beneficiarios de estos esquemas, argumenta.
A los ejemplos suma a Presidencia “si de por sí lo que se aprueba en su presupuesto ya es mucho, se ha ido incrementado en el último año y todavía gastaron 85% más de lo que había de presupuestado para ellos”.
En el tema del alza del costo de las gasolinas, recuerda el mensaje de Peña Nieto “donde señala que ellos ya hicieron un recorte al gasto público por 190 mil millones de pesos y como ellos ya había ajustado entonces le pidieron al pueblo que lo hiciera también.
Era increíble como cada año gastas más de lo que presupuestas por ejemplo para el año 2016 se gastó 613 mil millones de pesos más de los que están presupuestados. El gasolinazo supuestamente no se podía enfrentar porque eran 200 mil millones de pesos.
Al tener las cifras exactas es fácil decirle a Peña Nieto que está mintiendo porque está gastando más cada año y lo está llevando a rubros cada vez más innecesarios. Está quitando recursos y aun así se atreve a salir en cadena nacional a decir que hizo un recorte sabiendo que gastó más pero como la ciudadanía no tienen la mano esos números lo puede decir impunemente”, puntualiza el autor.
Y afirma que: ¡Urge detener los casos de corrupción y uso inadecuado del dinero público! ¡Es tiempo de cambiar las cosas!

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...