Arrecia debate sobre legalización de la marihuana en Canadá

0 18

Desde hace unas semanas, el tema de sobremesa predilecto para los canadienses es el de la legalización de la marihuana. Políticos, expertos, académicos y ciudadanos de a pie se unieron a un debate eterno e irresoluble. Aunque al principio únicamente se dividían en “a favor” y “en contra”, las discusiones evolucionaron hasta versar sobre las formas en las que la hierba verde debería (o no) incorporarse a la sociedad.

El Primer Ministro, Justin Trudeau, presentó el jueves pasado un proyecto de ley para regular la producción, distribución y consumo de marihuana: pretende despenalizar su uso recreativo para julio del 2018. Sin embargo, al mismo tiempo, las autoridades canadienses presentaron un segundo proyecto de ley para controlar los efectos que la nueva misiva traería para la sociedad.

Sea como sea, mientras que algunas encuestas buscan aumentar la popularidad y aceptación del proyecto, que sentó sus bases en la erradicación de la “problemática social” que se ha generado en torno a la venta ilegal del cannabis, expertos y líderes de opinión advierten sobre el “desastre nacional” que podría provocar.

*Fuente: CBC.

*Fuente: CBC.

En el primer caso, una encuesta reciente de Dig Insights, agencia canadiense de investigaciones de tendencias de mercado, reveló este lunes que uno de cada cuatro de los canadienses han consumido marihuana de forma recreativa en el último año, mientras que un 19 por ciento dijo que la consumiría si fuera legal. Esto sería posible ya que el bosquejo legal estableció que el gobierno federal estaría encargado de otorgar licencias para producir, aunque la distribución dependería de cada provincia.

Quebec, Ontario y Alberta, por citar algunos ejemplos, no han esperado para manifestar sus temores y críticas. En el primer y segundo caso, los gobiernos de ambas localidades han unido fuerzas para establecer un “plan de acción” para lidiar con las consecuencias sociales negativas “de gran envergadura” que traería. Su principal preocupación es que se descuidaría la salud de sus provincianos, pues consideran que “el cannabis no es una sustancia cotidiana”. Con el alcohol lograron crear un esquema de trabajo seguro alrededor de las ventas y pretenden hacer lo mismo con la marihuana.

“Motreal Gazzete” explica que dentro de la burocracia, lo que más preocupa es que ni siquiera hay policías “especiales” para detectar los niveles de marihuana de un motociclista, por ejemplo, mientras que otros afirman que una vez que el gobierno se involucre en el “negocio”, acarrearían “retos legales” asociados con los efectos a la salud que tiene la hierba, justo como sucede con la industria del tabaco, además de rechazar que la venta de la marihuana podría llegar a recabar la misma cantidad de impuestos que la venta de cigarros.

*Fuente: Huffington Post Canada.

*Fuente: Huffington Post Canada.

Asimismo, advierten que si el gobierno empieza a ser más codicioso, “los consumidores visitarán el mercado negro”, tal y como lo hacen con los cigarrillos.Un afiliado de Partido Liberal de Quebec afirma que las promesas de que se controlaría al crimen organizado no son muy alentadoras, pues las organizaciones del narcotráfico son como “la hierba mala”, pues aunque se arranquen, volverán a nacer una y otra vez y que actualmente, ya preparan “alternativas” para permanecer con su trozo del pastel dentro del mercado.

Lo que preocupa todavía más a los mandatarios de los distritos que no ven con buenos ojos la legalización son los efectos sociales y a la salud que tendría la legalización. Para empezar, los padres de familia y los políticos más conservadores aseguran que hay enfermedades mentales relacionadas directamente con el consumo de cannabis (como la esquizofrenia) y que la acceso tan fácil que podría llegar a tener provocaría, inevitablemente, mayores índices de consumo, sobretodo dentro de la población más joven.

Pero muchos de los ciudadanos no parecen estar de acuerdo: únicamente un 15 por ciento de los encuestados dijo que considera a la planta como “muy dañina”. Para ellos, las azúcares procesadas, el alcohol y las grasas son más perjudiciales para la salud. El director de la empresa encargada de la encuesta dijo para el medio canadiense “Financial Times” que el resultado de la encuesta quiere decir una cosa: la ley para permitir el consumo no podría haber llegado en mejor momento, pues los viejos estereotipos que tachaban al consumo como un gran tabú nacional ya no tienen validez.

*Fuente: Marijuana.

*Fuente: Marijuana.

Mientras tanto, Ralph Goodale, el ministro federal de seguridad pública dijo para “The Canadian Press” que el plan no incluye una amnistía general para las condenas pasadas, ya que los ciudadanos no pueden esperar “un colchón de perdón” para todas aquellas personas que ya tienen antecedentes de poseer cantidades pequeñas de la droga.

Los debates y controversia no cesarán hasta que el proyecto de ley avance o se frene de cualquier manera. Sea como sea, y como sucede con cualquier nuevo proyecto de ley, hoy la sociedad canadiense está dividida.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...