Abarca asegura que pidió apoyo del Ejército; “no sabía que eran los normalistas, sólo que había algunos disturbios”, dice

0 3

José Luis Abarca, expresidente municipal de Iguala, detenido desde noviembre de 2014 acusado por la Procuraduría General de la República (PGR) de ser el responsable del ataque a los normalistas de Ayotzinapa el pasado 26 y 27 de septiembre de 2014, aseguró que él es inocente de tal acusación y afirmó que el día de los hechos no sabía con exactitud lo que estaba sucediendo en las calles del municipio que gobernaba.

De acuerdo a un reportaje publicado en la revista Proceso y firmado por los periodistas Anabel Hernández y Steve Fisher, Abarca declaró que durante el viernes 26 de septiembre sólo tenía conocimiento que había “algunos disturbios”, sin embargo, asegura el hoy detenido, fue hasta la madrugada del 27 de septiembre que supo que los normalistas de Ayotzinapa estaban siendo atacados.

Según se detalla, en una entrevista que concedió Abarca al semanario, el expresidente municipal detalló que de las 21:30 a las 22:00 horas comenzó a tener comunicación con el entonces secretario de Gobierno de Guerrero, Jesús Martínez Garnelo, quien le informó que había balaceras pero no especificó que lo que acontecía en las calles de Iguala era un ataque a los estudiantes.

De acuerdo a Abarca, Martínez Garnelo fue el personaje que lo mantuvo al tanto hasta las 3:30 horas que duró su comunicación. Según Abarca el secretario de Gobierno nunca le dijo que las personas agredías eran estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa. Señaló que “se dio cuenta” que se trataba de los normalistas por la comunicación que mantuvo con Felipe Flores, quien “no lee dijo que estaban siendo asesinados”.

En el texto, Abarca asegura que ordenó al secretario de seguridad de Iguala  pedir ayuda a la Policía Federal y el Ejército, sin embargo, detalla, las corporaciones le negaron el apoyo argumentando que no tenían elementos para salir.

Abarca dijo que permaneció en su hogar, y no salió. Aseguró que en su desesperación lo único a su alcance fue mantener la comunicación con su sectario de seguridad pública.

De acuerdo al texto, esta versión de Abarca se contradice a lo que Martínez Garnelo declaró ante la PGR, pues el exsecretario de Gobierno afirmó que no pudo localizar a Abarca sino hasta la madrugada del 27 de septiembre.

Por su parte, María de los Ángeles Pineda Villa, negó cualquier vínculo con el crimen organizado.  Afirmó que ella y Abarca siempre han trabajado, por lo que sus pertenecías han sido “resultado de su esfuerzo”.

Además Pineda villa afirmó que fue víctima de amenazas de la PGR. Señaló que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada la amenazó, diciendo que sí no aceptaba su culpa, iban a detener a sus hijos.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...